El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


 

Documento completo en formato PDF
Descargar

Danza criolla de pareja enlazada que comenzó a bailarse a fines de 1800. En su obra "Las culturas negras en el nuevo mundo" Arthur Ramos escribe: " En los candombes ( fiesta popular de los negros del Río de la Plata), los negros llamaban a la música de la orquesta: TOCA TANGO, ( tocar tambor), habiendo surgido las expresiones: Tanga Catanga y ¡Ronda catonga! De las voces tonga, tango, tonga... vino el tango que desde un principio se confundió con la milonga.- El diccionario de la Academia lo define como: Fiesta y baile de negros o de gente del pueblo.
En Honduras, el tango es un instrumento musical hecho con un tronco ahuecado y cubierto en uno de sus extremos con un parche de cuero, donde se golpeó.
Hacia 1890- 1900 decaen en Buenos Aires
las danzas de conjunto ( la cuadrilla y

 

los lanceros), mientras subsiste el éxito de las otras: el vals, la mazurca, el chotis alemán y la danza (Habanera), las que también van decayendo hasta convertirse, más que en una danza bailable, en una mera conversación.
Mientras esto sucedió en los salones de Buenos Aires, desde 1880 se gestaba en los suburbios, el nacimiento del tango.-
Corría el año 1877 y en el barrio del "Mondongo", como en aquel entonces se le llamaba a la parte sur del municipio, se había establecido el cuartel general de las sociedades candomberas, formadas por hombres y mujeres de color, cuyo origen se remontaba a la época de esclavitud. Existían algunas divisiones entre los asociados de mayor prestigio y, esto como es natural, hizo nacer enconos y rivalidades. Llegada la fecha de carnaval, salían a la calle con sus estrambóticos trajes chillones y sus enormes sombreros de plumas, bailando tras largas horas al compás monótono de candombes y masacayas. La supremacía que cada una pretende ejercer, dio margen a enfurecidas rivalidades y con ello a sangrientos encuentros en plena vía pública. La repetición de los sucesos, trajo como consecuencia la disolución de asociaciones belicosas y la clausura de sus candombes.
Ahogadas así las expansiones africanas, se formaron centros de baile con los mismos elementos, naciendo a poco, el memorable tango, pero en una forma bien distintas de la que hoy se ejecuta. Las parejas en lugar de acercarse se separaban 1 compás, imitando las gesticulaciones y contoneos del pasado candombe. El nuevo baile se hizo general y a poco de ser difundido, lo tomaron para sí los compadritos de arrabal y lo llevaron al barrio crudo de los corrales, donde ya funcionaban los piringundines con la tradicional milonga.-
En este barrio el tango sufrió grandes innovaciones cambiando no solamente sus figuras, sino también su elasticidad y contoneos, que fue la interesante característica de origen. Interpretado por muchachas en su mayor parte italianas, no se adaptaban al movimiento que le imprimían los criollos de cepa y fue entonces que se le dio el nombre de " Tango Liso".
Sin lugar a dudas, comienza a perfilarse un proceso de investigación formal, acerca de esta creación rioplatense que, con el nombre de tango argentino, supo desparramar el encanto de una latitud ubicada en un paisaje su¡ géneris, con su habitante y su danza singulares...
Una suerte de historia novelesca, instalada en el decorado irregular de las orillas ciudadanas, en tiempos romancescos de " glorietas" y tranvías " de a caballo", cuando el siglo entraba en la barranca conducente al milagro del año 2000.
Hay un mapa social, para ese entonces, que configura a una ciudad " de adentro" con calles empedradas y familias burguesas. Hombres de "galerita" y muges que aprietan sus corsés hasta el martirio. Adolescentes de bigotes con guías, y niñas que se dejan largos rulos, y corren con su "arco' por jardines, donde, aun, se instalan chirimbolos para el críquet, y el carretel del "diávolo" gira en el aire denso de magnolias foscatas, lanzado por la cuerda. Los párvulos visten con trajes marineros y sombreros de paja, y hay un globo de gas, que se hincha para la aventura final de conquistar el cielo.
La otra ciudad, de afuera, está sin empedrar. Tiene boliches y miseria. Hay hombres hoscos y chinas querendonas. Mulatos,"cuartiadores" y pregoneros rubios. Mujeres cigarreras y "percantas" que " colean" en la tarde del sábado, rumbo a la "matinée" con valses de Waldteufeld.. ¡El tango está en vigencia, por la orilla...
La coreografía del Tango es argentina porque todo el país envió sus aportes. Por las oscuras vías de una vasto sistema de lupanares, las mujeres andariegas difundían destreza e intercambiaban novedades.
Fueron ellas los principales agentes de la difusión; varones viajeros las complementaban en el espectáculo nocturno y retornaban con las adquisiciones. La sola figura llamada "media luna" proliferó en las variantes catamarqueña, cordobesa, mendocina, salteña, riojana, jujeña, entrerriana y santiagueña.
Nadie se propuso " hacer el tango", sin embargo; nadie pudo prever lo imprevisible. Ellos, los varones, ignoraban el destino de sus audaces innovaciones, como ignoran los mosaicos su destino de rosa o estrella en el piso del patio. Querían bailar mejor, esto es, bailar sintiendo, decir bailando. Sus novedades coreográficas fueron, ante todo, necesidades de expresión; nacieron en los espíritus. Eran ancianos cuando el Tango triunfó en París.
La elaboración de la coreografía no fue cosa de semanas ni de meses. Coreográficamente, el tango s un hallazgo. Los creadores porteños, que no se resignaron a perpetuar las anodinas caminatas y vueltas con versadas en que cayeron todas las danzas de enlace, habían ensayado innovaciones en la ejecución de esas mismas danzas de salón, en la Milonga y hasta en la Cuadrilla.
Las dominantes danzas de enlace exigían el "movimiento continuo" de acuerdo con las prácticas consagradas; puesta la pareja a bailar, debía enhebrar acompasados paseos o vueltas sin detenerse un instante. Pues bien; los forjadores del tango introducen la suspensión del desplazamiento. La pareja se aquieta de pronto. Y esto más: suele pararse el hombre solo mientras la mujer caracolea o gira en torno y, a la inversa, firme la mujer, puede moverse el hombre. Parece poca cosa, pero a veces lo sensacional es suma de pequeñeces.
Naturalmente, las "figuras", que antes se realizaban en el espacio abierto de los cuadros-como en la Cuadrilla- tienen ahora el "ancho" que ocupa la pareja enlazada y el "largo" que requieren en la línea del desplazamiento de los bailarines en el salón. También se llaman "figuras" en la nueva danza y, algunas, como el "molinete" o el "ocho", conservan los nombres antiguos. Breve combinación de pasos que la mujer reproduce al revés constituyen cada figura. Persistente inventiva lanza diez, veinte, cuarenta, más figuras, y a lo largo de la sala, sinuosamente, el hombre las concadena en serie y crea cada vez una versión del Tango que nunca acertará a repetir con total exactitud. Se trata, pues, de un espectáculo que se renueva en cada presentación, y es incalculable la superioridad que enrostra al Vals o la Mazurca de las vueltas iguales. Variedad en la unidad- preceptiva clásica-, entrego el tango a la espera.

Bibliografía : "Argentina Canta Así"
Revista Savia Argentina
"El Origen de las Danzas Folklóricas" de Carlos Vega

2da Parte
Siguiente

 
 
Email: mariaelenacarabajal@gruposolargentino.com.ar
Teléfono:  (0220) 4820467
 
     

 

 

 

Videos Inéditos en YOUTUBE El Bombo Deje sus comentarios!! Agenda Danza Criolla Videos Inéditos en YOUTUBE Requisitos para el futuro ingresante Vínculos externos Papel Tapiz Wallpaper El tango y sus orígenes El Gaucho Argentino El Poncho Orígenes de nuestra bandera Argentina Fotos actualizadas!!! Las boleadoras Directora del Grupo Folclórico Sol Argentino